La vida como la conocemos existe gracias

La vida como la conocemos existe gracias a un delicado equilibrio que aparece en la conjunción entre aire, agua, tierra y energía (solar y otras).

Si se daña alguno de esos factores, la vida peligra. Podremos llegar algún día a tener un planeta inerte, pero no es la idea ¿no? Nuestro planeta atraviesa grandes ciclos de enfriamiento y calentamiento sucesivos. Estamos dentro de un ciclo de calentamiento, que a su vez se halla sensiblemente incrementado por diversas actividades humanas a gran escala, como las que provocan emisión de gases efecto invernadero.

Argentina es parte del planeta y nuestros glaciares también son afectados por el calentamiento global. Los glaciares crecen desde su zona de acreción, donde se acumula muchísima nieve y decrecen en las zonas más bajas hacia donde avanzan. Casi todos los glaciares del mundo se derriten más rápido de lo que se forman, por lo que están en retroceso. Unos pocos como el Perito Moreno, aún se forman a mayor velocidad de la que se derriten y por tanto se mantienen en avance.

El calentamiento global puede cambiar esto y hacer que ni siquiera el Perito Moreno esté en avance. El mundo se está calentando y lo calentamos más. Los glaciares están retrocediendo… si aún así, sabiendo lo importantes que son para la vida, no nos ocupamos de protegerlos de intereses inescrupulosos que los pongan en peligro ¿qué nos queda? ¿qué queda para nuestros hijos y nuestros nietos?